arroces con verduras de temporada del Restaurante Castillo del Alba

Nuestra carta incluye opciones para que personas veganas y vegetarianas disfruten de productos frescos y de calidad

Asturias conquista por el paladar. Para nosotros la comida es mucho más que una forma de alimentarse, es una forma de ser. La gastronomía de la región puede presumir de grandes platos que ya cruzan nuestras fronteras: la fabada, el cachopo, los escalopines al cabrales. En Somiedo las cosas no son muy diferentes. La tradición siempre tiene un hueco en nuestras cocinas y no faltará un pote de berzas en nuestras mesas.

Sin embargo, y a pesar de que Somiedo es un concejo de gran tradición ganadera, aquí no solo hay sitio para la carne. En el restaurante Castillo del Alba los platos veganos y vegetarianos también tienen su hueco en la carta. No hace falta irse a las grandes ciudades, en Pola de Somiedo también puedes degustar platos vegetarianos cocinados con tanto esmero como nuestras carnes o nuestros pescados.

Sólo en España se estima que un 7,8% de la población mayor de 18 años es vegetariana y nuestra carta no podía dejar de adaptarse a esta tendencia cada vez más habitual. Muchos amantes de la montaña y la naturaleza han optado por una forma de vida que también implica unos cambios en su alimentación y queremos que en nuestra mesa siempre tengan variedad de recetas para escoger.

Sabemos que un plato vegetariano o vegano va mucho más allá de una ensalada y la gastronomía asturiana es tan variada que no es difícil aprovechar nuestros productos frescos para ofrecer un menú variado y apetecible. Verduras, setas, arroces... Hay muchas combinaciones para que los visitantes veganos y vegetarianos también disfruten de nuestra gastronomía.

Los arroces con verduras de temporada es uno de los productos estrella de la carta del Restaurante Castillo del Alba. El arroz de boletus también hace las delicias de vegetarianos y veganos. Parrillada de verduras, ensalada de tomates o tabla de quesos completan la carta para los que optan por comer sin carne.

Después de una buena comida ya solo queda disfrutar del entorno, unos paisajes privilegiados de monte, brañas, valles y lagos. Numerosas rutas recorren los rincones más bonitos del concejo. Disfrútalo.