Fabada

Hay cocina más allá del cachopo. El plato asturiano se ha popularizado mucho en los últimos años y es un básico que no puede faltar en nuestra carta pero no podemos olvidar que la materia prima en Asturias da para mucho más. Por eso, además de los platos más habituales que forman parte de nuestro menú, aprovechamos la variedad de productos de la zona para ampliar la oferta a nuestros comensales. En Somiedo es fácil comer bien, y nosotros nos esforzamos para demostrarlo.

Además de emplear los mejores ingredientes, en el Restaurante Castillo del Alba combinamos diferentes formas de cocinar que hacen que los platos sean especiales, más jugosos y sabrosos. Es el caso de una de nuestras recomendaciones fuera de carta con más seguidores: la paletilla de lechazo. Se cocina en primer lugar a baja temperatura y después se remata a la parrilla. Esta carne, acompañada de patatas, es ideal para dos personas. Tanto para los huéspedes de nuestro Hotel Castillo del Alba como para aquellos que solo lleguen a Somiedo para unas horas y quieran reponer fuerzas en nuestro restaurante, esta siempre es una buena opción.

Por otro lado está el arroz. Uno de los básicos de nuestra cocina. En nuestra carta podrás encontrar combinaciones de todo tipo, con carnes, verduras, setas... es una de las opciones más populares entre veganos y vegetarianos. Un gran clásico de la cocina asturiana es el arroz con "pitu caleya", tal y como se denomina a los pollos de raza autóctona asturiana que se crían por los pueblos comiendo lombrices, maíz, semillas, cereales, insectos, etc. Estos pollos son más grandes que los criados en granja, y pueden llegar a los 6 kg de peso. Gracias a su alimentación y su crecimiento más naturales, tienen la carne más oscura, más dura y con menos grasa.

Pero además, fuera de carta, en el Restaurante Castillo del Alba ofrecemos otras opciones menos habituales o conocidas, pero igual de ricas. El arroz de jabalí con castaña une algunos de los productos más típicos de la zona en un solo plato. El arroz meloso de cabrito le saca mucho partido a la carne y permite un plato sabroso que siempre deja ganas de repetir.

Y por supuesto, no nos podemos olvidar del producto estrella de la gastronomía de nuestra tierra, la fabada. En el Restaurante Castillo del Alba la preparamos durante todo el año. El secreto no es otro que una elaboración cuidada y los mejores ingredientes. El resultado, un plato que siempre satisface a los comensales, asturianos o de fuera. Y es que no te puedes ir de Asturias sin probarla.